Estatuto del Trabajador Autónomo

Si estás pensando en ejercer una profesión por tu cuenta, es necesario que conozcas el Estatuto del Trabajador Autónomo. Este se halla regulado por la titulada Ley 20/2007 de 11 de julio y contiene toda la normativa que afecta a quienes trabajan por su cuenta, así como a aquellos que desempeñen su actividad encuadrados en la figura del llamado autónomo económicamente dependiente.

¿A quiénes se aplica el Estatuto del Trabajador Autónomo?

Por tanto, este Estatuto del Trabajador Autónomo se te aplicaría si eres, a efectos tributarios, una persona física que desempeña de forma habitual y para ti mismo algún tipo de actividad profesional o económica con fines lucrativos. Y ello con independencia de que, a su vez, tengas empleados o no.

Igualmente se aplicaría esta norma a tus familiares hasta segundo grado de consanguinidad que desempeñen trabajos para ti o para tu empresa siempre que no se encuentren registrados como trabajadores por cuenta ajena. Y también están incluidos en el Estatuto los gerentes de sociedades anónimas, limitadas o de cualquier otro tipo que tengan el control efectivo de las mismas. Finalmente, está el autónomo económicamente dependiente, ya citado y del que hablaremos más adelante.

¿Qué derechos profesionales otorga el Estatuto a los autónomos?

En el Estatuto del Trabajador Autónomo se contemplan igualmente tus derechos profesionales si eres autónomo, que deben ser siempre respetados. Los más importantes son los siguientes.

  • Derecho a trabajar y a elegir libremente tu profesión.
  • A tener independencia económica y disfrutar de libre competencia.
  • A poseer la propiedad intelectual de tus trabajos originales.
  • A ser igual ante la ley que los demás trabajadores autónomos. Con ello se indica que tienes derecho a no sufrir discriminación por tu nacimiento, raza, etnia, sexo, religión, por padecer una dependencia o por cualquier otro motivo.
  • A ser tratado con dignidad y a que se respete tu intimidad. Además, tienes derecho a amparo ante acoso sexual o discriminación por causa de tu sexo.
  • A contar con los adecuados medios de protección laboral para velar por tu seguridad en el trabajo.
  • Derecho a tener una adecuada preparación para el desempeño de tu trabajo y a disponer de las necesarias actividades de reciclaje para el mismo.
  • A tener las suficientes prestaciones sociales con arreglo a las normas legales correspondientes, así como a la conciliación con tu vida familiar.
ley 20/2007 de 11 de julio estatuto del trabajo autonomo
Ley de 20/2007, de 11 de julio – publicado por la Agencia Estatal del Gobierno de España en el Boletín Oficial del Estado

Derechos colectivos de los trabajadores autónomos

También reconoce el Estatuto algunos derechos de tipo colectivo para los autónomos. El que más interesante te resultará es el de crear organizaciones profesionales que defiendan sus intereses. Además, les otorga el derecho a ponerlas en marcha sin autorización previa.

A su vez, debes saber que estas asociaciones se rigen por lo señalado en la denominada Ley 1/2002 de 22 de marzo, donde se regula el llamado Derecho de Asociación y los aspectos fundamentales de su desarrollo.

Por otra parte, los estatutos de estas organizaciones deben depositarse en un Registro Especial de Asociaciones Profesionales de Trabajadores Autónomos existente tanto en el Ministerio de Trabajo como en las diferentes Comunidades Autónomas.

Finalmente, la actividad de estas asociaciones solo puede ser suspendida por resolución judicial firme, es decir, ante la que no quepa recurso.

Cuáles son los deberes profesionales que impone el Estatuto del Trabajador Autónomo?

Del mismo modo, como trabajador autónomo, el Estatuto del Trabajador Autónomo también te impone una serie de deberes. Entre ellos, destacan los siguientes.

  • Deber de cumplir de buena fe lo estipulado en los contratos que realices con tus clientes.
  • Obligación de respetar lo establecido en las leyes de seguridad laboral, tanto en lo que respecta a tu profesión como al lugar donde estés desempeñando tus servicios.
  • Tienes que estar afiliado al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos y cotizar en él. Además, debes comunicar al organismo correspondiente de la Seguridad Social todo lo que afecta a altas o bajas, ya sean tuyas o de tus trabajadores por cuenta ajena, si los tuvieras.
  • Finalmente, tienes que cumplir con las obligaciones tributarias que las leyes te asignen.

Consejo

Quieres montar tu propio negocio y necesitas más información o ayuda con los trámites legales? En nuestra guía Darse de alta como autónomo aprenderás todo lo que necesitas saber!

El Consejo del Trabajo Autónomo

Aparte de las organizaciones representativas de profesionales autónomos que ya hemos mencionado, el Estado puede crear el Consejo del Trabajo Autónomo. Este funcionará como una institución consultiva en todo lo referente a los aspectos sociales y económicos del colectivo.

Por ejemplo, redactará informes sobre el impacto que determinadas leyes puedan tener sobre los autónomos y propondrá los cambios que considere necesarios para el buen desempeño de las labores a cuenta propia.

Será Presidente de este organismo un representante del Ministerio de Trabajo y sus miembros serán designados por las asociaciones de autónomos de ámbito estatal, por los sindicatos y organismos patronales, por las Comunidades Autónomas y por los órganos representativos de los ayuntamientos.

Los autónomos denominados económicamente dependientes

Como te habíamos dicho, el Estatuto del Trabajador Autónomo también dedica buena parte de sus páginas a una figura especial dentro de los profesionales a cuenta propia. Se trata del autónomo denominado económicamente dependiente.

El texto lo define como aquel que realiza una actividad profesional o económica por propia cuenta y con fines lucrativos de manera habitual. Hasta aquí, no habría ninguna diferencia con el autónomo tradicional. Pero, además, el económicamente dependiente trabaja de forma predominante para un solo cliente, ya sea este persona física o jurídica, del cual percibe el 75 % o más de sus ingresos. Es decir, depende de él económicamente.

Además, para que se te considere autónomo económicamente dependiente tienes que cumplir otros requisitos. El más relevante es que no puedes tener empleados a tu cargo ni subcontratar a terceros los trabajos que desempeñas. Así mismo, debes realizar tu actividad de forma separada a los otros profesionales de la empresa para la que trabajas y contar con materiales e infraestructura propios. Finalmente, tienes que trabajar organizando tu propia labor y recibir un pago en función del resultado del mismo.

Contrato

No obstante todo lo que te hemos dicho, el empresario y tú, como autónomo que depende económicamente de él, tenéis que formalizar un contrato por escrito. Y debes registrarlo tú en el Servicio de Empleo del Estado en un plazo de 10 días laborables después de su firma. También deberás comunicárselo a tu cliente en los 5 días posteriores a su presentación.

En ese contrato, debes hacer constar

  • tus datos personales y los de tu cliente;
  • las circunstancias que posibilitan seas considerado económicamente dependiente;
  • el motivo y objeto de tal contrato;
  • la duración de tu jornada laboral;
  • los descansos semanales que te corresponden. En este sentido, la ley indica que tienes derecho a un mínimo de 18 días hábiles de vacaciones.

El contrato puede ser rescindido de mutuo acuerdo, pero también por otras causas. Por ejemplo, puedes hacerlo por tu cuenta si eres el trabajador económicamente dependiente. No obstante, debes comunicar tu desistimiento con arreglo a los plazos que marcan las costumbres establecidas. Igualmente, se puede romper la vinculación por jubilación o invalidez no compatible con el desarrollo del trabajo o por incumplimiento de lo pactado por alguna de las partes.

En conclusión, estos son los puntos más importantes del Estatuto del Trabajador Autónomo. Es fundamental que los conozcas si te encuentras en este colectivo o tienes pensado integrarte en él.