Inversión del sujeto pasivo

Si eres un empresario o profesional que realiza la entrega de bienes o prestación de servicios sujetos al IVA, en determinados casos te encontrarás con operaciones comerciales en las que se produce “la inversión del sujeto pasivo”.

¿Qué es el sujeto pasivo?

El sujeto pasivo es el obligado tributario que, como tal, debe declarar el IVA ante Hacienda y efectuar la correspondiente liquidación. Con carácter general, el sujeto pasivo es el vendedor. El vendedor, al emitir la factura, repercute el IVA al cliente y, posteriormente, efectúa el correspondiente pago en sus declaraciones trimestrales.

La inversión del sujeto pasivo

La Inversión del Sujeto Pasivo se produce cuando el vendedor no repercute el IVA en la factura y es el comprador el encargado de declarar y liquidar el IVA frente a Hacienda. Está regulada en el art. 84 de la Ley del Impuesto sobre el Valor Añadido (Ley 37/1992, del 28 de diciembre), en concreto en su apartado uno, puntos 2º,3º y 4º.

La inversión del sujeto pasivo en el IVA

A diferencia del supuesto general, en el caso de la inversión del sujeto pasivo el vendedor no repercute el IVA, ni lo hace constar en la factura. El importe de la factura es, por tanto, la base imponible y es el comprador el que debe declarar y liquidar el IVA correspondiente ante Hacienda.

Es importante destacar que para que se produzca la inversión del sujeto pasivo el comprador ha de tener la condición de empresario o profesional. Es decir, la inversión del sujeto pasivo no puede aplicarse, en ningún caso, a un consumidor que no tenga la condición de empresario o profesional.

Beneficios de la inversión del sujeto pasivo en el IVA

Entre los beneficios de la inversión del sujeto pasivo figuran los siguientes:

  • En el caso de las operaciones intracomunitarias se evita que la persona que emite la factura tenga que pagar el IVA en un país distinto al de su residencia fiscal.
  • Contribuye a reducir la burocracia en las operaciones intracomunitarias.
  • En el caso de la inversión del sujeto pasivo, el empresario o profesional que compra los bienes y servicios tiene la obligación de repercutir el IVA en su declaración, en la que hará constar el IVA repercutido y, a la vez, el IVA soportado (que es la misma cantidad). El resultado, por tanto, es cero, lo que supone una gran ventaja para el comprador que, de otro modo, tendría que anticipar el IVA antes de obtener la compensación o devolución del mismo.

¿En qué casos se aplica la inversión del sujeto pasivo?

Según establece el artículo 84 uno, 2º de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, la inversión del sujeto pasivo se aplicará exclusivamente en los siguientes supuestos:

  • Operaciones que se efectúen por personas o entidades no establecidas en el territorio de aplicación del Impuesto.
  • En las operaciones de entrega de oro sin elaborar o productos semielaborados de oro, igual o superior a 325 milésimas.
  • Operaciones de entrega de desechos nuevos de la industria, desperdicios y desechos de fundición, residuos; operaciones de corte, selección de los desperdicios de papel, cartón o vidrio.
  • Cuando se trate de prestaciones de servicios que tengan por objeto derechos de emisión, reducciones certificadas de emisiones y unidades de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.
  • Cuando se trate de las siguientes entregas de bienes inmuebles:
    • Las entregas efectuadas como consecuencia de un proceso concursal.
    • Las entregas exentas a que se refieren los apartados 20.º y 22.º del artículo 20. Uno en las que el sujeto pasivo hubiera renunciado a la exención.
    • Las entregas efectuadas en ejecución de la garantía constituida sobre los bienes inmuebles, entendiéndose, asimismo, que se ejecuta la garantía cuando se transmite el inmueble a cambio de la extinción total o parcial de la deuda garantizada o de la obligación de extinguir la referida deuda por el adquirente.
  • Cuando se trate de ejecuciones de obra, con o sin aportación de materiales, así como las cesiones de personal para su realización, consecuencia de contratos directamente formalizados entre el promotor y el contratista que tengan por objeto la urbanización de terrenos o la construcción o rehabilitación de edificaciones.
  • En las entregas de los siguientes productos: Plata, platino y paladio, en bruto, en polvo o semilabrado, así como en la reventa de teléfonos móviles, ordenadores portátiles, tabletas digitales y consolas de videojuegos.

Ejemplo concreto de inversión del sujeto pasivo

Un ejemplo de inversión de sujeto pasivo se produciría en el siguiente caso:

Una agencia de viajes española vende un paquete de viaje a Francia en el que contratan los servicios de un guía español que reside en Francia. La factura por los servicios contratados con el guía contendrá solo la base imponible, sin incluir el IVA, dado que estamos en un caso de inversión del sujeto pasivo, puesto que el domicilio fiscal del guía está en Francia y no en España.

La inversión del sujeto pasivo en las operaciones intracomunitarias

Las operaciones intracomunitarias son el caso más frecuente de inversión del sujeto pasivo. Se produce en los casos en que un empresario compra bienes a una empresa o contrata la prestación de un servio a un profesional que no está establecido en el territorio de aplicación del impuesto. Estas compras deben conllevar el transporte de la mercancía y ambos empresarios deben estar registrados en el Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI).

La inversión del sujeto pasivo en la venta de inmuebles

Un caso especial de inversión del sujeto pasivo es el que se produce cuando un empresario transmite a otro un bien inmueble. En el caso de segundas y posteriores transmisiones del inmueble dicha transmisión está exenta de IVA para el transmitente. Sin embargo, si el transmitente renuncia a la exención nos encontramos en un caso de inversión del sujeto pasivo. La empresa adquirente declarará el IVA de la operación, lo que económicamente le resultará más rentable, ya que podrá recuperar el IVA repercutido con mayor rapidez y facilidad.

La inversión del sujeto pasivo en construcción y obras

En las operaciones de ejecuciones de obras, las operaciones entre promotor, contratistas y subcontratistas están sometidas a la inversión del sujeto pasivo, siempre que afecten a la construcción de edificaciones, a la rehabilitación de las mismas o a su urbanización. La inversión del sujeto pasivo afecta a todos los que intervienen en el proceso, hasta llegar al consumidor final, al que se le repercutirá en la factura el IVA.

Inversión del sujeto pasivo en la compra de terrenos

Cuando se produce la venta de un terreno no edificable o se transmite un terreno rústico, también procede la inversión del sujeto pasivo en el caso de que el transmitente renuncie a la exención del IVA.

Requisitos de la inversión del sujeto pasivo

Los requisitos básicos para aplicar la inversión del sujeto pasivo son los siguientes:

  • Tanto el emisor como el receptor de la factura tienen que tener la condición de empresarios o profesionales. La inversión del sujeto pasivo no puede aplicarse nunca a un consumidor o particular que no sea empresario o profesional.
  • En el caso de las operaciones intracomunitarias ambos sujetos de la operación comercial deben de estar registrados en el ROI (Registro de Operaciones Intracomunitarias).
  • En la factura emitida debe constar obligatoriamente la referencia “Operación con inversión del sujeto pasivo conforme al artículo 84. Uno. 2º de la Ley 37/1992”.

La inversión del sujeto pasivo en el modelo 303

El empresario o profesional que emite las facturas debe reflejar, tanto en el modelo 303 como en el modelo 390, el importe de las facturas con inversión del sujeto pasivo en el apartado “operaciones no sujetas por reglas de localización o con inversión del sujeto pasivo”.

Por su parte, el empresario o profesional receptor de las facturas con inversión del sujeto pasivo deberá efectuar la declaración del IVA devengado en los modelos 303 y 390, así como en las casillas correspondientes del IVA deducible.

Factura con inversión del sujeto pasivo

Si emites la factura:

Si eres tú el que, como empresario o profesional, tiene que emitir una factura con inversión del sujeto pasivo deberás incluir en la factura una mención expresa de esta circunstancia, como “Operación con inversión del sujeto pasivo conforme al artículo 84. Uno. 2º de la Ley 37/1992”. En base a ello, no puedes repercutir el IVA y la factura se limitará a señalar el importe correspondiente a la base imponible de la operación comercial. Tampoco debes liquidar el IVA, aunque sí tiene que incluirlo en la declaración tributaria ante Hacienda, en los modelos 303 y 390.

Si recibes la factura:

En el caso de que, como empresario o profesional, recibas una factura con inversión de sujeto pasivo debes saber que eres tú el obligado a declarar e ingresar el IVA correspondiente de dicha factura. Además, cuando rellenes el Modelo 303 tendrás que incluir dicha cantidad, tanto en el apartado correspondiente al IVA devengado como en el referente al IVA deducible. Lo más habitual es que el importe sea el mismo en ambos casos. Dichos importes también tendrás que incluirlos en la declaración del Modelo 390 del resumen anual del IVA.

Modelos de facturas con inversión de sujeto pasivo

Para no sufrir ningún error puedes descargar fácilmente los modelos o plantillas gratuitos de Internet correspondientes a facturas con inversión de sujeto pasivo, con objeto de emitir, de forma fácil y sencilla, las facturas de tu empresa incluidas en estos supuestos concretos.

Descargar plantilla de factura

Solamente debes mencionar lo siguiente en como información adicional: Operación con inversión del sujeto pasivo conforme al artículo 84. Uno. 2º de la Ley 37/1992

Contabilizar la inversión del sujeto pasivo

¿Cómo se contabiliza una factura con inversión del sujeto pasivo?

  • En el caso de la empresa o profesional que emite la factura se realizará del siguiente modo: X (430) Clientes a (700) Ventas X. Como puedes observar, no hay apunte correspondiente al IVA.
  • En el caso de la empresa o profesional que recibe la factura: X (600) Compras a (400) Proveedores X. Y (472) IVA soportado a (477) IVA repercutido Y. Como puedes ver, la empresa o profesional que recibe la factura debe repercutir y declarar el IVA de la operación, en concepto de IVA soportado e IVA repercutido.

Sanciones por no aplicar la Inversión del Sujeto Pasivo

Es muy importante declarar ante Hacienda todas las operaciones comerciales a las que resulte aplicable la inversión del sujeto pasivo. La comunicación incorrecta o la falta de comunicación pueden dar lugar a las infracciones y sanciones contempladas en el artículo 170. Dos, apartados 6º, 7º y 8º y artículo 171. Uno, apartados 6º y 7º de la Ley del IVA. Esto implica la imposición de multa del 1% correspondiente a las cuotas devengadas y no comunicadas a Hacienda, con un mínimo de sanción de 300 euros y un máximo de 10.000 euros.

Conclusión

Como empresario o autónomo es muy importante que conozcas los supuestos concretos en los que es de aplicación la inversión del sujeto pasivo. Tanto en el caso de emitir o recibir una factura con inversión de sujeto pasivo tienes la obligación de reflejar su importe en tus declaraciones tributarias correspondientes a los Modelos 303 y 390, ya que la omisión de dicha comunicación puede conllevar la imposición de una grave sanción, cuyo importe oscila entre los 300 y los 10.000 euros.