Ratio de solvencia

Conocer la capacidad de tu empresa para sobrevivir a largo plazo -es decir, la solvencia de tu empresa, representada por el valor resultante del cálculo del ratio de solvencia- es la forma de determinar si has hecho bien las cosas desde la creación de la firma hasta el momento actual.
Junto con los ratios de liquidez, endeudamiento, tesorería y rentabilidad, el ratio de solvencia forma parte del grupo de los cinco indicadores clave en lo que a salud financiera se refiere.

¿Qué significa el Ratio de Solvencia?

Cuando tu empresa comienza a contraer deudas y deseas saber dónde estás parado, lo mejor es calcular tu ratio de solvencia.
Este indicador mide tu capacidad empresarial para afrontar todas tus deudas, que no son ni más ni menos que la sumatoria de todas tus obligaciones de pago actuales y a futuro.

Qué significa ser/estar solvente

Cuando las personas físicas o jurídicas son capaces de hacer frente a sus obligaciones financieras, decimos que son solventes. Esto significa que, en la actualidad o en el futuro, no tendrán problema en devolver sus deudas contraídas o por contraer.

Qué es la solvencia de una empresa

La solvencia de una empresa se demuestra por la aptitud que esta posee para afrontar todas sus deudas; o sea, todas las obligaciones de pago contraídas con proveedores y acreedores varios.
Una empresa es más solvente cuanto más consistente resulte su capacidad de pago.

Ahora, si tus activos no alcanzan para respaldar tus pasivos, la situación cambia. Tu empresa ya no se encuentra en situación de solvencia puesto que, en tal caso, tu patrimonio vale menos que tus deudas.

La solvencia en la contabilidad

Al realizar el análisis de los diferentes estados contables de tu empresa, entre ellos, el balance de situación patrimonial y la cuenta de resultados, obtendrás valiosa información que te permitirá extraer conclusiones para llegar a un certero diagnóstico económico y financiero.

Será el momento de calcular, entre otros, el ratio de solvencia de tu empresa. Este indicador te marcará si tu empresa es realmente capaz de responder por todas tus deudas.

Diferencia entre liquidez y solvencia

Para comprender la diferencia entre liquidez y solvencia, debes tener en claro los siguientes conceptos:

  • Liquidez: entendida como la capacidad que posee una entidad para obtener dinero en efectivo.
  • Activo corriente: es el activo circulante, el cual posee la capacidad de convertirse en activo líquido (dinero en efectivo) en menos de un año: existencias, inversiones financieras, dinero en el banco u otros.
  • Activo no corriente: se trata del activo fijo de una empresa, el cual está compuesto por todos los activos que no pueden hacerse efectivos dentro del corriente año; es decir, la totalidad de las inversiones en bienes de capital: vehículos, maquinarias, terrenos, construcciones u otros.
  • Pasivo corriente: también denominado pasivo circulante, está conformado por todas las deudas y las obligaciones de una empresa a corto plazo; o sea, aquellas que pueden cancelarse dentro del período de un año.
  • Pasivo no corriente: es el pasivo fijo, compuesto por todas las deudas a largo plazo; es decir, aquellas obligaciones de pago cuyo vencimiento se produce en más de un año. Esto quiere decir que la totalidad de la deuda se cancelará en otro período, mientras que en el actual solo continuarán pagándose los intereses correspondientes.

Entonces:
Si tu empresa es solvente, tendrá la capacidad de realizar el pago de todos sus pasivos, los corrientes y los no corrientes.
Sin embargo, tu empresa puede ser solvente y, quizás, no tener liquidez… ¿Cuándo podría presentarse esta situación? Cuando el activo no corriente (tus inversiones en bienes de capital) supere al activo corriente (tus existencias e inversiones circulantes).
Si lo piensas, toda empresa con liquidez resultará solvente, en tanto que no toda empresa solvente poseerá liquidez.

Calcular el ratio de solvencia

Calcular el ratio de solvencia no es tan difícil que parece. A continuación te explicamos como se realiza de manera fácil y correcta.

Fórmula ratio de solvencia

El balance de situación patrimonial te proporcionará la información esencial para realizar el cálculo del ratio de solvencia.
Los datos que deberás analizar son los siguientes:

  • Totalidad del activo: activo corriente + activo no corriente
  • Totalidad del pasivo: pasivo corriente + pasivo no corriente

La fórmula para aplicar el ratio de solvencia es la siguiente:

Ratio de solvencia = Activo/Pasivo

Ratio de solvencia = (Activo no corriente + Activo corriente) / (Pasivo no corriente + Pasivo corriente

Lo cual significa que estarás relacionando todo el conjunto de bienes y derechos que posees (tu activo total) con todo tu conjunto de deudas y obligaciones (tu pasivo total).
Dicho en sencillo, sopesas lo que tienes y lo que debes para determinar el nivel de solvencia de tu empresa.

formula del ratio de solvencia
Fórmula del ratio de solvencia

Interpretación y análisis del ratio de solvencia

La interpretación y el analisis del ratio de solvencia es importante para aplicar el ratio en la planificación de tus actividades empresariales tal como para socios o terceros. En lo siguiente te contamos como so realiza.

¿Qué mide el ratio de solvencia?

Cuando realizas el cálculo del ratio de solvencia de tu empresa, incluyes en tu análisis todos tus recursos y obligaciones a pagar en el corto y largo plazo; es decir, evalúas una completa relación entre tu activo total y tu pasivo total.
¿Qué es lo que mide, en concreto, el ratio de solvencia? Ni más ni menos que la cantidad de euros con los que, entre bienes y derechos, cuenta tu empresa para respaldar cada euro que posees de deuda.

Ejemplo:

Ratio de solvencia = 2,50
Significa que tu empresa cuenta con 2,50 euros por cada euro representativo de tu deuda.

Ratio de solvencia óptimo

El ratio de solvencia óptimo es igual a 1,5. ¿Por qué? Pues porque, en ese caso, la situación financiera de tu empresa se encuentra en perfecto equilibrio.

Te explicamos:
La fórmula del ratio de solvencia nos plantea un numerador conformado por el activo total sobre un denominador compuesto por el total del pasivo.
Por lo tanto, cualquier resultado mayor a 1 significará que tu empresa se encuentra en situación de solvencia.
Aun así, deberás tener presente cuál es la escala de valores de ratio de solvencia adecuada para el sector en el que tu empresa se encuentre operando.

Por ejemplo:
Las empresas comerciales suelen presentar un ratio de solvencia inferior que el de las empresas manufactureras. Sin embargo, esto no significa que resulten menos solventes.

Los valores generales del ratio de solvencia según los especialistas

Ratio de solvencia ˂ 1: este valor indica que tu empresa se encuentra en situación de quiebra, ya que presentas más deudas que bienes respaldatorios de estas.

Ejemplo:
Ratio de solvencia = Activo/Pasivo = 75.000/95.000 = 0,78


Ratio de solvencia ˂ 1,5: si el ratio presenta este valor, entonces la situación de tu empresa es delicada y tendrás que tomar de inmediato las medidas correctoras pertinentes.

Ejemplo:
Ratio de solvencia = Activo/Pasivo = 125.000/100.000 = 1,25


Ratio de solvencia = 1,5: como te explicábamos en el párrafo anterior, aquí la situación financiera de tu empresa se encuentra en equilibrio. Es decir, cuentas con el respaldo suficiente como para soportar un traspié financiero.


Ratio de solvencia ˃ 1,5: si este es el caso, entonces contarás con activos improductivos, lo cual también es una situación poco deseable que te obligará a tomar medidas correctivas.

Ejemplo:
Ratio de solvencia = Activo/Pasivo = 200.000/70.000 = 2,85

Ratio de solvencia negativo

Un ratio de solvencia negativo significa que todo el activo de tu empresa se encuentra financiado con recursos ajenos y que las pérdidas han anulado toda la capitalización de tu firma.

Otros ratios financieros

Además del ratio de solvencia, existen otros ratios financieros de suma utilidad para la evaluación de la marcha de la empresa y para la toma de decisiones. Continúa leyendo para enterarte cuáles son estos indicadores.
Qué son los ratios financieros
Los indicadores o ratios financieros utilizados en contabilidad y finanzas son proporciones relativas de dos valores numéricos procedentes de los estados financieros de una empresa, los cuales se utilizan para evaluar la situación financiera global de una entidad.
Se trata de razones o índices generalmente no mayores a tres dígitos que, a partir de distintas variables -en este caso, los valores de los distintos conceptos que conforman las cuentas de los estados financieros- visibilizan la realidad económico-financiera de la empresa de una forma más concreta, sencilla y comprensible.
Los ratios financieros constituyen, pues, una excelente herramienta proveedora de valiosa información capaz de simplificar el análisis financiero.

Como fuentes de información primaria para el cálculo de los ratios financieros destacan:

  • Estado de Situación Patrimonial o Balance General
  • Estado de Resultados (estado de pérdidas o ganancias)

Ratio de endeudamiento

Este ratio mide el grado de tolerancia o de sensibilidad que posee la empresa con respecto al cumplimiento de sus distintas obligaciones financieras.

Ratio de liquidez

El ratio de liquidez mide, con una perspectiva de corto o largo plazo, el nivel de solvencia que posee una empresa para dar respuesta a sus diferentes compromisos de pago.
En el corto plazo, este ratio posibilita la toma de decisiones transitorias; en el largo plazo, permite entrever cómo se perfila la empresa hacia el futuro.

Ratio de rentabilidad

El ratio de rentabilidad se enfoca en la observación del comportamiento de la empresa según el grado de satisfacción de las expectativas de sus inversionistas.

Ratio de tesorería

El ratio de tesorería mide la capacidad de pago de una empresa en relación con las deudas que vencen en el corto plazo; o sea, en un período menor a un año.

Conclusiones y resumen

La utilización de los diferentes ratios como instrumentos de medición y evaluación de la marcha de tu empresa constituyen un importante recurso para la consideración de medidas correctoras, alternativas correctivas o de modificación del rumbo empresarial.
De entre todos ellos, el ratio de solvencia resulta uno de los indicadores de mayor importancia ya que, si prestas atención a su evolución, su valor te ayudará a detectar de inmediato si tus finanzas están equilibradas o si, por el contrario, tu empresa está comenzando a presentar problemas financieros.
El cálculo simple y preciso del ratio de solvencia permite un análisis limpio y un seguimiento controlable. Sin duda, no puedes prescindir de las ventajas de aplicar el ratio de solvencia en tu empresa.